¿Medimos lo que realmente importa para avanzar hacia la Agilidad Empresarial (Business Agility)?

La frase “Dime por qué me mides y te diré cómo me comporto” de Eli Goldratt define muy bien que hemos de tener cuidado con las métricas que usamos dentro de una organización. Cualquier métrica que implementemos va a tener un coste en esfuerzo y va a modificar los comportamientos de los equipos. Por lo que hemos de medir muy bien cuáles empleamos. Una forma de elegir las métricas es utilizar aquellas que nos van a ayudar a conseguir un objetivo, es decir, evaluar sólo aquello que queremos avanzar o mejorar. De ahí, que siempre nos tengamos que hacer la pregunta “¿Para qué vamos a utilizar el resultado de esta métrica?”

Ya hablamos en un artículo anterior sobre qué es la Agilidad Empresarial (en adelante Business Agility). Sin embargo, llegar a ella no es sencillo y debemos ir dando pasos hacia la misma. Con esta idea, en SAFe han cambiado su enfoque sobre las métricas para centrarse en aquellas que ayudan a avanzar hacia Business Agility a través de los puntos más importantes:

  • Resultados: Conseguir los resultados a nivel de organización es el objetivo último que hará que se tenga éxito o no. Por ello, alcanzar cada vez objetivos más relevantes y conseguir que toda la organización esté alineada con ellos es crucial.
  • Flujo: El flujo será el que nos lleve hasta esos resultados por un camino más llano o empedrado, permitiendo obtenerlos antes o no llegando a alcanzarlos nunca.
  • Competencias: La agilidad es una nueva manera de hacer las cosas y las personas deben aprender e interiorizar los valores y principios que lo rigen para poder alcanzar un nivel de madurez que permita a la organización llegar a la Agilidad Empresarial.

¿Cómo medimos la mejora de resultados?

Sabemos que en organizaciones donde se crean grandes productos no es sencillo trabajar de manera ágil. Para facilitar esta transición, SAFe nos proporciona una serie de configuraciones que nos ayudan a canalizar la información y la toma de decisiones. De la misma manera, los resultados están representados en cada configuración, de una manera distinta pero alineada y, por tanto, debemos marcar unas métricas de resultados distinta según donde lo estemos midiendo.

A nivel de Portfolio se propone utilizar OKRs (Objectives and Key Results) para definir los nuevos temas estratégicos y medir su avance. Los Key Result se convertirán en KPIs cuando trabajemos a nivel de Value Stream o Programa. Una vez establecidas las Features que permitirán, a priori, alcanzar esos KPI y OKRs, el equipo de equipos o Tren (en adelante ART) se organiza para construir las Features propuestas, estableciendo para cada Program Increment (PI) unos Objetivos comunes. Estos Objetivos de ART son los Objetivos unificados de los Equipos, que se van consiguiendo con la entrega de las diferentes Features por parte de los mismos.

Como se puede observar, todas las métricas relacionadas con los resultados están ligadas entre sí, garantizando el alineamiento de todas las personas involucradas en la obtención de estos.

¿Cómo medimos la eficiencia del flujo?

En SAFe se proponen distintas métricas para medir el flujo que nos permiten mejorarlo y en consecuencia ser más eficientes a nivel de organización:

  • Eficiencia del flujo: porcentaje del tiempo que se tarda en entregar una Feature y que se ha estado trabajando realmente en ella sin tiempos de espera.
  • Carga del flujo: gráfica que nos marca en qué estado o etapa está más cargado el flujo.
  • Tiempo de flujo: nos indica el tiempo que se tarda en completar un tipo de trabajo con una probabilidad.
  • Predictibilidad del flujo: Nos muestra que porcentaje de objetivos marcados por parte del Tren (ART) se vienen consiguiendo en los diferentes Program Increment y por tanto observar si ese porcentaje es estable o muy variable con el paso de los PI’s.

¿Cómo medimos las competencias de la organización?

SAFe divide Business Agility en 7 competencias clave para las que han preparado unos formularios de autoevaluación, que permite situar en un gráfico de araña, el estado de la organización en cada una de ellas.

Una vez conocido el estado actual por cada competencia y sabido lo que se pretende en cada una de ellas, es posible establecer acciones de mejora que hagan avanzar a la empresa hacia Business Agility en cada competencia.

Los formularios de autoevaluación están accesibles al final del artículo “Measure and Grow”.

Podéis ampliar información respecto a lo tratado en este artículo en el Webinar que SAFe impartió sobre esta temática que podéis reproducir abajo.

Accede directamente al Webinar original de Scaled Agile “Mide lo que importa” en Inglés pulsando sobre este texto.